Si entiendes a la flor,
la flor te entiende.

Esa mujer vegetal
es la hija prodiga
de la mujer de cristal,
que no quería tener hijos,
y cuya humildad era tan grande
que se arrancó a Dios del pecho
dejando de comprender su propia belleza.

Así, la flor, es madre de sí;
se erradicó para darse luz
como debemos hacer los hombres.

Pero si entiendes a la flor
dejarás de entenderte,
pues el entendimiento es amor
y ella no será ya flor sino mujer.

La mujer que negó a Dios el beso
a ti te lo dará si a Dios niegas.

Como tu, hombre, eres Dios,
si quieres engendrar, niégate.


Sebastián Acosta y Lara
Julio 17, 2006

2 comentarios: