Quinta plegaria

¿Dónde está el sonido extendido
como una extremidad del silencio?

Pienso que en la ciudad
La mano que alarga el pan
La mano que alarga la moneda
El ojo de una paloma en el tejado
El ojo en la puerta del guardián
Son distintos

Pero uno solo es el silencio
Uno solo el cuerpo amado
Al que todos van a silenciar su vida

Y me pregunto;
¿Dónde está la ciudad extendida
como una extremidad del amor?

Sebastián Acosta y Lara
Seis plegarias Agostinas de un moribundo, 2007