Brujería y paraíso

Las plantas perciben la tierra con sus raíces.
Su piel es lo que vemos.
Nosotros también percibimos el sol con la piel;
Y sin embargo percibimos desde arriba.

Las plantas conocen nuestros sentimientos.
El toronjil me inspira como el humo cannábico;
es el preámbulo de la segunda atención.
Es un área tan grande que prefiero no utilizarla.

La primera atención no desaparece en el tercer ciclo,
sino el tonal, que se cree guardián del otro mundo.
Guardián del Paraíso para nosotros,
de la Gloria para los brujos.

Ya dijo Eligio lo que hay del otro lado de las lineas paralelas; 
ese banco de niebla sulfurosa,
donde no podemos avanzar con esfuerzo,
solo como si voláramos.

Alfonso Vieira

Souvenir del Festival Lunar 2016