Pájaros de piedra



Ensillé cuando clareaba y ahora ni se ven mis huellas

pero
nacido en el basto me demoro haciendo leguas
y saco de las que faltan voluntad pa´ las que quedan

si dejo por ahí un rastro
se ha de ver cuando amanezca
piedra soy
y ando rodando pa´ encontrarme con las piedras

hay que entregarse al camino
y amoldarse a la pobreza
y encender una esperanza que alumbre
y que no se vea

la noche del que camina tiene más perros que estrellas
y bastó que le vislumbren una pitada de luciérnaga
pa´ que se astillen ladrando que la oscuridad es ajena

pero rodar no es tan duro
si uno advierte que la piedra se deja abrir suelta ´e cuerpo
y el tiempo se encarga de ella

uste´ alza una
y lo asombra la redondez con que muestra
como un ovillo de tiempo
la forma de la paciencia

y ande la busque en el aire levanta el vuelo y
rumbea

claro
pa´ todo hay principio y hasta lo barato cuesta
ir de remanso en remanso
desguamparse piedra a piedra
juntar musgo en los breñales
salir de raíces y arenas
y desatarle al camino los nudos de las esperas

pa´ sacarle rinde al viaje
tiene que dar muchas vueltas

se notan las cosas que andan porque
hay otras que se quedan
que habrán de andar o quedarse según su naturaleza
lo malo es querer usarlas pa´ que se amuelen entre ellas
atando las que se mueven a la volunta´e las quietas

será negocio ´e Mandinga no dejar rodar las piedras

pa´ peor
las quietas entienden que son demasiado modernas
piedras que vienen rodando desde que Dios creó la tierra
pa´ mi que salen con eso porque les tienen idea

saben que de hallar la mano que las tire
y no se esconda
garantido que hasta cantan como pájaros de piedra

en la noche
uno no sabe si va pensando o si sueña
las corujas alineadas en los postes
redondean dos asombros parecidos a las llamas de las velas

de repente
con zumbidos de perdices que despiertan
al pasar por los chircales se alborotan mis espuelas
y rechinan las rodajas alarmadas
y remedan el cantar esperanzado de unos pájaros de piedra


Osiris Rodríguez Castillos
degrabación por alotropico

5 comentarios:

obucnÌ dijo...

¡Excelente! Una delicia. Seguiré leyendo el blog y comenzaré a descubrir a Osiris.

Con respecto Otro Gallo Cantaría... tal vez el mal gusto que recalcás se justifique con una confusión de tu parte; quizá tampoco sea tal la inteligencia.

Yo seguiré intentando, tal vez algún día el buen gusto aflore.

Salú.

Anónimo dijo...

Dicen que era soberbio. Era un genio. No importan muchas cosas más en la vida que el amor y el arte.

Pese a su carácter eminentemente popular nunca fue apreciado en Uruguay, es el artista más subvalorado del Uruguay, y fue desdeñado especialmente por el círculo vernáculo de la izquierda frenteamplista. Una lástima.

Porque por ejemplo el sobrevalorado Zitarrosa podría haber pasado su vida entera y NUNCA habría escrito los Pajáros de Piedra.

El otro día leí algo que me gustó mucho, lo escribió su hija que vive en España(http://www.pilarrodriguezcastillos.com/manises.html ).

Aunque ya lo sabí, me sirvió para coorrobar lo que es ser un buen hombre.

"- ¿Qué te ha aportado tu padre?
- Osiris era un hombre íntegro, y es lo más importante que me aportó. También era un artista con unos ideales desmesurados, con los que yo comulgo por completo. El pensaba que un artista debe estar dispuesto a pasar hambre, pero nunca a ser un ganapán del arte. Y lo llevó a cabo bastante bien. En mi país hay algún premio que lleva su nombre, en su pueblo un busto y algunas placas recordatorias. Se le han hecho muchos homenajes y se le han dado premios póstumos. Mi hermano Federico y yo aún cobramos derechos de autor de sus obras. Sin embargo mi padre murió en un hospital público, sus pertenencias ocupaban una maleta y la mayoría eran papeles. Mi padre me dió una gran lección de austeridad."

Papeles, muchachos. Murió en una pensión y sus pertenencias eran una valija con papeles. Vivía a la vuelta de la biblioteca nacional en Gaboto entre Guayabo y Rodó.

Un abrazo,

Federico

Anónimo dijo...

Alucinante. Pocas veces escuché el "gauchezco" con tanta profundidad. Una sarta de verdades. Gracias.

diver dijo...

Coincido en todo con los comentarios. Conviene recordar que estamos en Uruguay, país de "exitismos baratos", si los hay. Desde Vaz Ferreira, lo bueno, lo inteligente y el pensamiento profundo pasan inadvertidos. Un pequeño apunte respecto a la letra de "Pájaros de piedra". Desconozco el original pero se me ocurre que "vasto" se refiere a un tipo de montura, (albarda ó lomillo) y que en el campo oriental se le llamó "basto". "Nacido en el basto" se interpreta en el campo como un jinete consumado y habituado a largas cabalgatas, lo que sería coherente con el sentido de la estrofa. Saludos. Diver.

alotropico dijo...

Increíbles comentarios de verdad. Reavivan la sensación de que hay algo fuerte, constante y parecido a nuestra conciencia operando por lo bajo, como el propio Osiris.

Gracias Diver por señalarnos lo del "basto". "Nacido en el vasto", por la vastedad, parecía tener sentido, pero "nacido en el basto [en la montura] me demoro haciendo leguas...", es mucho mejor.