Hojas de China


La historia del niño que alimenta palomas mensajeras mientras las águilas sobrevuelan amenazadoramente el cielo es un modelo de belleza para un corazón puro. Aplicación magistral del método "de embates laterales y ataques de flanco". Su comentario, en estilo claro y directo, gustaría denominar como "de ir al río con el remo".
Mientras leía, en un impreciso momento me sorprendí pensando: "Para lograr el método es preciso un largo y lento abrazo al tronco en bruto". Por eso, si escribiera algo, aplicaría un método a medio camino entre dos estilos. Ciertamente "pintar un dragón y marcarle los ojos", y esto para subrayar "la cabeza del dragón sin mostrar su cola". Un pensamiento variable como es el mío debería amalgamar los dos métodos. Mas no sería capaz. Me falta pureza. Y estudio a
fondo del propio dragón.

Gabriel Vieira, de Hojas de China
Blog: http://hojasdechina.blogspot.com/